A un año de Ayotzinapa…

MCH_A UN AÑO DE AYOTZINAPA
Share Button

@RevistaMalinche

La noche del 26 de septiembre de 2014 algo cambió en México. Por mucho que algunos periodistas y las oficinas de comunicación social insistan en que el país es más que la tragedia de Ayotzinapa, la realidad es que los hechos que ocurrieron aquella noche en Iguala marcaron profundamente a la sociedad mexicana.

Como hace mucho no se veía, la gente tomó las calles y se hizo parte de un movimiento que, por momentos, parecía no sólo exigir la reaparición de los 43 estudiantes de la escuela normal Raúl Isidro Burgos. Parecía pedir un alto a la violencia sin sentido que vivimos en el país desde hace años, parecía exigir un acto a la corrupción y la opacidad de nuestras autoridades, parecía querer rebelarse contra una tierra asesina que se ha llevado a miles de hijos, padres, activistas, periodistas, estudiantes, maestros, amigos y hermanos.

Y es que en cada etapa de la tragedia nuestra indignación iba mutando. Primero: ¿cómo pueden desaparecer 43 personas? Después: ¿cómo puede el Estado deslindarse de esa responsabilidad?, ¿cuánto poder tiene un cártel del que nadie había oído una palabra?, ¿cómo llega una pareja como los Abarca a una posición de poder?, ¿hasta dónde están podridas nuestras instituciones?, ¿por qué el ejercito no hizo nada?, ¿cómo es que ya se cansó el procurador?, ¿por qué quieren condenar a esa noche y esos muchachos al olvido?

A través de estas preguntas -más que de sus respuestas- México vivió un momento de enojo y de catarsis del que todavía quedan secuelas. Secuelas de las que, esperamos, brote la verdadera justicia que nos merecemos.

A un año de los eventos que marcaron lo que queda del sexenio, invitamos a algunos colaboradores a reflexionar cómo se ha vivido este año. Cómo hemos lidiado con el terror innombrable de los desaparecidos y con la infinita corrupción de nuestras autoridades.

Más que un aniversario luctuoso, Ayotzinapa debe ser una herida abierta, un espejo que nos haga reflexionar sobre este país que a diario se come a su gente sin que nos inmutemos ni nos duela. A un año de la noche de Iguala, contamos juntos hasta 43 y gritamos ¡Justicia!

Dar click en cada imagen para ir al texto.


Comentarios

comentarios

*

Top