A zarpazos se aprende

MCH_LEÓN MX
Share Button

@Mafersar

“Sos una bestia” Matosas a Rafael Márquez al término del partido. No hay duda, Rafa es una bestia. Lo ha ganado casi todo, 16 títulos repartidos entre Mónaco, Barcelona y ahora el León, pero la bestia es este equipo. ¡Qué buen futbol se pega el cuadro del Bajío!

Trazos largos, velocidad, cambio de ritmo, paredes, toques, juego de conjunto, juego aéreo… ¡Pónganle un pero a la Fiera!. Son una máquina, jugador que entra jugador que responde, Gullit, Vázquez, Britos, Boselli, el que me digan… son un equipo perfectamente coordinado y excelentemente bien dirigido. El proyecto estuvo bien diseñado desde el principio, la inyección de Carlos Slim provocó la llegada de buenos jugadores como Mauro Boselli, quien tiene todo para convertirse en un extranjero que marque época en el fútbol mexicano aunado a la estrategia de Matosas y el gran momento que alcanzaron todos sus jugadores tras vivir el proceso de ascenso y posteriormente de consolidación en la primera división.

El León fue uno de los equipos más regulares durante toda la campaña y al llegar la liguilla confirmó que venía por todas las canicas. Fue el mejor en todas y cada una de sus series, dominó, goleó, gustó y ganó. La final, por ser contra América, generaba dudas para muchos, pero bastaba ver los partidos que había hecho León para encontrar las fortalezas que lo habían llevado hasta la final y posteriormente al campeonato.

Podemos hablar de un partido parejo, el de ida. Por momentos dominó León por otros América, pero el líder general y, hasta ayer, campeón nunca se encontró, extrañaron a Chucho Benítez, ni Mina ni Rey dieron el ancho en este equipo y Raúl Jiménez quedó a deber en esta instancia pese a ser el nuevo referente en la delantera. En cuanto a la estrategia, Miguel Herrera se vio superado. Matosas leyó perfectamente y durante los 180 minutos diseñó lo ideal: tapar a los laterales americanistas lo más que se pudiera, le resultó, pues aunque Layún y Paul Aguilar tuvieron una que otra escapada no lograron desempeñarse a modo, de tal manera que su profundidad condujera al gol. Ante esto, Miguel no encontró el cambio que lograra “destapar” al equipo. Ya de la alineación de Mina y el cambio por Rey cuando estaba casi todo escrito, ni hablar… superado ampliamente.

Lo bueno que el arbitraje fue tendencioso y el Piojo se nos va al Tri dando cátedra de soberbia, como la del Chepo pero con otros modales que muchos tildan de “carácter”… Una falta de respeto al trabajo de sus jugadores y a la afición que a pesar de la abultada derrota se deshicieron en aplausos para su equipo al término del partido. Miguel Herrera se va del América con un triunfo inobjetable y no es el título conquistado, se va devolviéndole esencia al equipo, ese al que odiamos y que no sabemos cómo explicarlo.

Del otro lado tuvimos fiesta, agradecimiento, humildad, liderazgo, mucho futbol y sobre todo mucho campeón. Seis zarpazos, sí, seis, porque hasta el gol que valió para los de Coapa tuvo que ser obra de los esmeraldas, demostraron que el mundo es de los atrevidos y había que pararse así en el Estadio Azteca para sacar el campeonato tras 20 años de espera. Una fiera, un rey… el Rey León.

Foto: Notimex

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top