El cambio comienza en uno

Summer-happiness-photo
Share Button

@MarianoMoreno7

Estoy harto de la manera en que la clase política lleva manejando el país. Estoy tan cansado… pero, como Juan Diego encontrándose con la virgen… de Guadalupe, tuve una revelación. Me di cuenta que si México no cambia, no es por culpa del gobierno ni del presidente. Nos encanta culparlos de todo lo malo que pasa y no se vale. ¿Saben quién tiene la culpa? Nosotros los mexicanos que no hacemos nada para buscar el cambio que tanto anhelamos. Por eso decidí que para cambiar el mundo primero tengo que cambiar yo.

Primero decidí levantarme una hora antes de la acostumbrada y de repente, casi como por arte de magia, dejaron de haber periodistas asesinados en nuestro país. Es increíble. Los periodistas también dejaron de recibir amenazas y ahora pueden ejercer su santo oficio con tranquilidad. Digo, también si uno anda de chismoso es probable que le pasen cosas malas, pero todo eso es parte del pasado. Como esa vez que dejé de ver pornografía y dejaron de haber fosas clandestinas, decapitados y desapariciones forzadas en México. Si tan sólo lo hubiera hecho antes… en una de esas no habrían desaparecido esos muchachos normalistas, que aunque no eran unas blancas palomas, pues sí estuvo gacho lo que les pasó. Eso del México bronco y asesino es una etiqueta que está muy exagerada, si ya sabemos que las balaceras y los secuestros sólo ocurren en partes del país muy lejanas. Seguro que cuando me deje de pasar los altos en el semáforo los 22 mil desaparecidos que dicen hay en México resultará que estaban escondidos y el país tendrá la seguridad de Dinamarca.

Empecé a darle el paso a los peatones y al día siguiente nuestra bella primera dama nos enseñó sus últimas declaraciones de impuestos. También nos aclaró con cifras y hechos contundentes que la compra de su bonita casa se hizo dentro del marco legal sin ninguna maniobra chueca. Lo que hace la envidia de la gente, me cae. Le rogamos que nos perdone, señora Rivera de Peña. ¿Qué ganamos con criticar a la señora con su bonita casa? A ver, a ver, ¿no harían ustedes lo mismo si estuvieran en su lugar? Además, todos sabemos que si le va bien a la señora es porque le ha sudado en su exitosa carrera como actriz y no porque sea la esposa del presidente. Celebro todo lo que haga la señora Rivera y deseo de todo corazón que disfrute su casa para que le duela a los ardidos criticones.

También empecé a tener más conciencia ecológica y comencé a separar la basura y reciclar. Hasta estoy considerando afiliarme al Partido Verde Ecologista de México, sus comerciales son muy buenos y cuando los pasan en el cine incluso son mejores que la película que se esté proyectando. Pues les cuento que desde que separo la basura la línea 12 del metro empezó a funcionar de nuevo para beneficio de casi 500 mil personas. La verdad no entiendo de qué sirve quejarse de que el gobierno construyó esa obra tan mal. Errar es humano y perdonar es divino ¿Con qué derecho te vas a quejar de que haya pérdidas en la obra por casi 35 mil millones de pesos, de que se hayan comprado trenes incompatibles con los rieles si no separas tus desechos en orgánicos e inorgánicos? Hay que ser congruentes, chavos.

Siguiendo con mi cruzada para cambiar al país con buenas acciones, no me lo van a creer, pero desde que hago veinte minutos de ejercicio al día (haría dos horas, pero las selfies en el gimnasio pueden distraerte un poco) nuestros diputados, senadores y magistrados rechazaron tener viáticos, camionetas blindadas, comidas en restaurantes de lujo y demás privilegios ¡Hasta se redujeron el sueldo! Estoy seguro que ahora sí van a representar al pueblo tomando las mejores decisiones para nosotros. Y todo por darle a la caminadora. En serio, es increíble. Tengo un amigo que también se dio cuenta que el cambio empieza por uno, así que dejó de llegar tarde a misa y creo que eso puso contento al Señor porque ahora ya no hay escándalos de corrupción, ni bebés quemados en guarderías, ni explosiones de pipas de gas en hospitales infantiles, ni mucho menos alcaldes coludidos con la delincuencia organizada ¿Ya ven la importancia de ir a misa? Amén.

Pero lo más impresionante fue cuando empecé a pedir las cosas con Por favor y Gracias. No me van a creer, pero a un mesero le pedí mi comida diciéndole Por favor. Bueno, le dije plis, pero entendió. Antes de que llegara mi platillo a nuestro señor presidente dejaron de aparecerle casas construidas por una empresa que se ve que hace bien las cosas, si no no veo otra razón por la cual le encarguen hacer tantas obras. El presidente ya tiene un rumbo fijo y definido de a dónde quiere llevar el país. Bendito sea Jesús que no funcionaron los intentos oscuros para desestabilizar al presidente, porque si le va bien a él le va bien a México. ¡Yo sí le aplaudo al presidente! Al mesero se me olvidó darle propina, pero la lección de moral que le dejé vale más que todo lo que pueda ganar en una semana. En serio me siento muy bien.

Estoy seguro que con tantas buenas acciones papá Dios se apiadará por fin de nuestro pobre pueblo y lo llevará a la bonanza de felicidad. Con pequeñas acciones se puede cambiar el mundo. No son necesarias las marchas ni las huelgas ni las protestas. ¿Ya se dieron cuenta que las manifestaciones sólo causan tráfico? Además que es pura gente revoltosa y huevona la que participa en ellas porque no tiene nada mejor que hacer. Muy indignados pero se la pasan echadotes en la compu criticando en el Facebook o escribiendo columnas que nadie va a leer. Un poquito de congruencia. Para criticar primero hay que saber. A mí no me gusta leer, pero veo el noticiero de López Dóriga después de la telenovela así que no soy ningún ignorante. ¿Cómo esperar a que todo un país cambie si tu sigues dando mordidas a la autoridad?  Aunque sé que no me aplauden, me siento satisfecho conmigo mismo y con mis acciones. Ahora sí, México está cambiando para bien.

Comentarios

comentarios

Relacionado

One Comment;

  1. Gisela Pérez said:

    Me encantó, además tienes toda la razón… Por ejemplo, desde que tú comenzaste a compartirnos la clave del cambio, yo comencé a leer tu columna y me cambió la vida. ¡Sí se puede, es como una cadena para cambiar al mundo!

*

Top