El Epitafio de Elba

Elba Esther Gordillo (Cuartoscuro)
Share Button

Muchas la quieren desaparecer del panorama político, muchos más la buscan de aliada (sobretodo ahora que son tiempos electorales), pero ningún niño la quisiera tener en su salón de clases: Elba Esther Gordillo es una de las figuras más controversiales de la polaca nacional, una de las políticas con peor prestigio entre los nobles ciudadanos, incluso se sospecha que es la madre de Chucky, el muñeco diabólico, pero ninguna prueba de ADN se ha presentado todavía…

A pesar de toda la mala fama (¿en este caso las malas compañías son las mejores?), no son pocos los que la quieren a su lado, aunque sea de lejitos. No sabrá leer y le dirá Influencia AHLNL a la gripe porcina, pero influencia de la buena sí que tiene, quién sabe si por porcina. Será famosa por dar “besos del diablo”, pero también sabe otorgar votos. Después de todo, la señora alguna gracia debe tener para estar al frente del sindicato magisterial más grande de América Latina desde los remotos tiempos de Don Carlos Salinas de Gortari. La Maestra ha sobrevivido a varios presidentes, ha hecho ganar a uno que otro, la han expulsado de un partido y ha fundado uno nuevo. El poder de Elba Esther Gordillo se ha ido acrecentando sexenio tras sexenio…hasta ahora que el preciso Peña Nieto aparentemente le ha puesto un alto con un retén llamado Reforma Educativa.

Ayer fue el cumpleaños de La Maestra (¿habrá cumplido 666 años cómo La Tigresa?) y por lo visto en fotos y vídeo el jolgorio estuvo más divertido que el partido México – Jamaica. Se extrañó la Quadri–Combi en el evento, mínimo la Teacher se hubiera echado la entrada triunfal a las instalaciones de la sección 36 del magisterio del Valle de México en el famoso vehículo, incluso más famoso que el “candidato” que lo conducía.

Durante su emotivo discurso Elba también soltó lágrima, a lo mejor le estaba copiando la estrategia a Luis Walton, alcalde del (le dicen bello pero yo nunca he ido) puerto de Acapulco, al pedirle al presidente ayuda para Acapulquirri. También durante su discurso Elba dio a conocer su epitafio: “Aquí yace una guerrera y como guerrera murió”.

La realidad y el tiempo le pondrán otro epitafio a la tumba de Elba Esther Gordillo: “Aquí yace alguien que pudo haber mejorado la educación de México, pero que no quiso hacerlo”.

Foto: Cuartoscuro

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top