El hijo de su Tuta madre

MCH_TUTA
Share Button

@MarianoMoreno7

Siendo uno de los hombres más buscados en el país por Doña Justa, ¿cómo es que parece que a medios de comunicación extranjeros no se les complica mucho localizar para una entrevista al líder de los Caballeros Templarios, la Tuta? A pesar de la calentura que se ha ido dando en Michoacán, el líder Templario no ha dejado de dar declaraciones. Con eso que todo lo que sea armado se está legalizando en Tierra Caliente, la Tuta no la haría mal en hacerse vocero de Alfredo Castillo: “Lo que el comisionado quiso decir es…”

En estas semanas La Tuta ha tenido más apariciones públicas que el comandante Fidel Castro, ese barbón a quien a causa de una reunión de una hora con Peña Nieto muchos indignados “promotores” de la democracia quieren quitarle su lugar en la historia con el triunfo de la Revolución Cubana. Si hay un personaje a quien me gustaría conocer es definitivamente al mítico Castro. A pesar de fallas y también logros, ese hombre que ahora se viste de pants y chamarra Adidas algún día lo hizo de verde olivo y puso en jaque a los Estados Unidos más de ocho veces. Condénenlo, no importa; la Historia lo absolverá.

Retomando a Servando Gómez Martínez, en entrevista reconoce que es un delincuente y entre cinismo o franqueza afirma que es obligación del Estado aplicar la ley. Como si se viera al espejo, dice que las autodefensas matan, violan, roban. Sabe que en cualquier momento pueden arrestarlo, abatirlo. La Tuta sabe muy bien que lo único seguro que tenemos en esta vida es la muerte. Esa es la única ley que se aplica en Michoacán: en algún momento todos vamos a morir. Después que “El Tito” salió del clóset, literalmente, cuando fue detenido por fuerzas federales, no sorprendería ver al elocuente líder templario capturado. Mientras soldados, policías y autodefensas se dan con todo contra los malosos en Michoacán, el Chapo celebra. Sólo tuvo que poner las armas para que le limpien el territorio.

¿Y el secuestro? Después de estar subiendo como bilirrubina, ahora sí el gobierno le va a entrar con todo para combatir este gran mal. Tantos grandes acuerdos que se han hecho para combatir el plagio y los logros son pocos. Tener en la mesa a María Elena Morera, Alejandro Martí e Isabel Miranda de Wallace da un poco de esperanza. ¿Y los políticos que tienen secuestrado el hueso? ¿El narcotráfico que tiene secuestrado al país? ¿El sindicato que tiene secuestrado Pemex?

¿Qué pasará cuando quiera secuestrar tu corazón?

Adiós, José Emilio

Recuerdo cuando leí por primera vez Las batallas en el desierto. Hacia tiempo que un libro no me emocionaba tanto, que me conmovía tanto. Al pasar cinco de sus breves páginas, supe que era la novelita que me hubiera gustado escribir. El amor imposible entre Carlitos y Mariana, la mamá de su amigo, pasando por un México lleno de desigualdad e injusticias nada distinto al de hoy en día, me sigue tocando el corazón. Sobra decir que es uno de mis libros favoritos. Un día después del fallecimiento de Pacheco compré -¿cómo no?- El principio del placer. Ese amor no aprobado teniendo la playa de Veracruz como escenario…volví a sentir lo mismo. Adiós José Emilio, no te arrepientas por haberte salido de la escuela esa mañana.

Foto: Especial

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top