El líder de una banda de pendejos

LaTutaYCalder-
Share Button

@MarianoMoreno7

Fue una masacre, una de las tantas que se dan en México. El convoy de la Policía Federal iba por la carretera cuando dos enormes autobuses abandonados en el camino les cerraron el paso. Los cuarenta federales reaccionaron, las emboscadas habían sido comunes en la entidad pero nunca les había tocado una ¡Échate de reversa! ¡De reversa! El hule de las llantas quemaba el asfalto cuando una lluvia de balas caía sobre las camionetas de los federales. No sabían de donde venían los disparos, pero escuchaban los impactos muy, muy cerca. Un policía gritaba por el radio pidiendo refuerzos ¡Nos están matando! No terminó de hablar, su mano sin vida soltó el radio lentamente. En esos pocos segundos, que se sentían como lustros, diez uniformados ya habían muerto a causa de las ráfagas de R-15 y AK-47. Los que podían, replegaban la agresión con más disparos, otros huían de esa ratonera de la muerte. Las balaceras no son como en las películas, dicen que en la vida real son eternas, y el miedo, uta, ese sí es cabrón. Sí, también caían muertitos del otro lado, no creas que no, pero cuando apenas se les estaba saliendo el alma del cuerpo ya sus cómplices se los llevaban de ahí. A un costado de una camioneta azul, un uniformado agarraba la mano de un compañero que se encontraba acostado en el suelo, herido y sangrante, quien esperaba agónico el apoyo que tardaría media hora en llegar. Un anuncio espectacular solitario en la carretera, testigo del baño de sangre, mostraba la leyenda Vivir Mejor.

Sí master, en eso tuvo que ver La Tuta, sin duda. Tú lo conocías como Servando Gómez. Él empezó como maestro de primaria, lo recordarás muy bien, de hecho otro de sus apodos fue El Profe. Ya me imagino como habrán sido sus clases. Junto con sus hombres limpiaron al estado de los asesinos, violadores, secuestradores y extorsionadores para, cosas del destino, luego convertirse en los asesinos, violadores, secuestradores y extorsionadores. Cobraban la carne, el limón y aguacate, sólo faltaba que les tuviéramos que pagar por tener ventanas y perros, como en los tiempos de Santa Ana. ¿Sí viste eso en la escuela? Pues casi casi así eran Los Templarios. Sacaron a la gente de guatemala para llevarla a guatepeor. Por eso se levantaron en armas las autodefensas, ahora esperemos que no sigan el mismo camino de sicarios, primero Dios. Hablando de eso, a pesar de todas sus chingaderas, La Tuta creía en Dios. Imagínate. Paradójicamente, en su oficina tenía un manto de la virgen de Guadalupe y una bandera del Che Guevara. Le encantaban los vídeos, por eso se hizo tan famoso. A lo mejor esa fue su perdición, ya que se la pasaba retando al gobierno y burlándose de él en los vídeos que subía al YouTube. En persona hablaba y hablaba sin que se le parara la boca, por eso quiero imaginarme como era él de maestro. Crecimos juntos, los dos venimos desde muy abajo, más él que yo, pero nadie se hubiera imaginado que llegaría hasta donde llegó. Ese cabrón sí era el verdadero rey de Michoacán. Todos le hacían caso. Era más fácil mandar a la chingada al gobernador que a La Tuta. Y es que además tenía controlado a todos los del gobierno, y dada su afición a las cámaras los grababa cuando se reunía con todos ellos y luego usaba los vídeos para chantajearlos. Por eso tenía a todo el mundo en el bolsillo.

Le gustaban tanto los vídeos que una de sus primeras y más terribles atrocidades las filmó. No te habrás enterado, pero me refiero a la tortura y el asesinato de 12 agentes federales hace algunos años. Los levantaron cuando estaban fuera de servicio. Una emboscada más. Dicen que mientras los torturaban, los federales rogaban a gritos que los mataran, pero La Tuta los hacía sufrir como si le hubieran hecho algo personal. Lo acababan de ascender como líder, así que tenía que ganarse el respeto de los demás con hechos de extrema crueldad. Los encontraron con las manos atadas a un costado de la autopista, llenos de tierra y moretones por todo el cuerpo ¿Y todo para qué? El hombre tenía millones de dólares y sin embargo el último año se la pasó viviendo en la miseria. Nunca he entendido como los narcos amasan grandes fortunas que no pueden disfrutar. 

A lo mejor lo que en verdad disfrutaba era del poder, el controlar todo el estado, decidir quién vive y quién no. Aunque no lo creas, muchos hombres aprecian más el poder que el dinero. 

La Policía Federal debe estar celebrando con la champaña más cara; para ellos y el gobierno La Tuta era como la cereza en el pastel. Y mira como son las cosas, que la policía lo atrapó ya que siguieron a la novia que le llevaba un pastel precisamente, para celebrarle el cumpleaños. La Tuta cayó, al igual que otros grandes capos, por culpa de los artificios del amor. Ahora todo ha terminado. El hombre más buscado de México fue detenido ya que lo buscaron donde no lo habían buscado antes, no en la sierra ni en las cuevas donde se decía se estaba escondiendo, sino en el mero centro de Morelia. ¿Por qué los capos cuando son trasladados por fuerzas policiacas casi siempre están encorvados? ¿Será que miran al suelo pensando en todas las fosas que mandaron a hacer? No me gusta contarte estas cosas, me acuerdo que por menos de esto te daban pesadillas por las noches, pero por alguien te tienes que enterar y quién mejor que yo para decirte todo lo que sé. Por eso te cuento esto, hijo mío, porque al igual que Jesús Reyna y el hijo de Vallejo, yo también aparecí en un vídeo con La Tuta, por mi puesto a mí también me grabaron y al igual que todos ellos, también ya estoy hundido, y creo que ya no podremos salir a jugar como antes. Nunca olvides que te quiero mucho, y recuerda que todo esto es culpa de ese señor que ves en la televisión esposado diciendo que lo agarraron por liderar una banda de pendejos. Y ese mijo, ese fue tu profesor. Ahora, antes de que vengan por mí, dime, ¿Qué fue lo que te enseñó?

Foto: Al Momento

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top