En defensa del periodismo local

mojan-periodico
Share Button

@ricardolopezc

Fui a Nayarit con la ilusión de encontrar verdadero periodismo local. Esperaba descubrir un diario que tuviera oficinas sobre una lavandería, con un tiraje de unos 500 ejemplares. De esos en donde el editor en jefe también cubre sociales y los tres reporteros que hay pasan el día escuchando la radio de los taxistas en busca de notas.

En San Pancho viven unas dos mil personas. No tienen periódico y al pueblo no llega ninguno. Caminé por la calle principal – la avenida Tercer Mundo – preguntando por un diario. Los locales, sorprendidos, me dijeron que periódicos no tenían, pero si me interesaba una tabla de surf o un jugo orgánico, me podían acomodar.

Cerca de la carretera entré a una ferretería que presume vender “De todo un poco y algo más”. El tendero me explicó que el anuncio se refiere a clavos de distintos tamaños, escobas y un líquido protector para madera. Recordó que algunos días entra al pueblo un sujeto en bicicleta, ofreciendo periódicos, aunque matizó: “Ya tiene que no pasa”. Quizá porque nadie le compra. Los buenos comerciantes son los que ajustan su producto a las necesidades del mercado. Supongo que ahora el voceador de San Pancho reparte heladas ballenas de Pacífico y es considerablemente más rico que cuando vendía las noticias.

Sayulita está a diez minutos en coche y por momentos parece más grande de lo que es. Ahí hay más turistas, farmacias y restaurantes. Conté al menos cuatro cajeros automáticos. Entre locales de tacos de pescado y tiendas de ropa “típica” tampoco encontré un puesto de periódicos. Mucho menos una redacción. En la radio sobran estaciones de banda y en el hotel me dijeron que no me preocupara por las noticias, porque aislado se vive mejor.

El periódico local lo encontré en Google, como casi todo. Es la Tribuna de la Bahía y cubre el día a día los pueblos que la componen. La portada del lunes incluía una nota sobre la captura de un cocodrilo que mide más de 3 metros. En su versión electrónica, me enteré que cambiaron los letreros informativos de la playa.

Fuera de la Ciudad de México, los periódicos más fáciles de encontrar son de la OEM. Los Soles parecen tener el monopolio de la prensa pequeña. Aunque ningún estado se libra de ellos, de periodismo local no tienen un pelo. Esto no es por su cuestionable calidad editorial, sino porque son parte de una empresa dueña de 70 periódicos y 24 radiodifusoras.

Un verdadero diario local es tan necesario como uno capaz de explicar la situación política de un país lejano, o de tener enviados en zonas de conflicto. Miguel Ángel Bastenier dice que el periodista hace periodismo, no edifica naciones, pero que el buen periodismo puede construir un país por añadidura. Lo cierto es que el trabajo de un buen periódico de pueblo se verá reflejado en la vida de los locales. Es verdad que el periodista no es redentor de nada, pero su trabajo puede serlo.

Foto: NVI noticias

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top