Ensayo sobre la estupidez

méx-eu
Share Button

@MarianoMoreno7

“Hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y del universo no estoy muy seguro”.

– Albert Einstein

“Es un verdadero comunista, recalcitrante, que no deja de ventilar toda su cuna comunista. Es un tipo tendencioso y sigue negando la existencia de otros que sí consideran (la existencia de Dios). Los escritores tienen que ser objetivos, presentar las cosas tal cual son (JAJAJA), pero si tú eres tendencioso ya pierde muchísimo el valor de tu obra”. Estas sabias, doctas palabras del sapiente Esteban Arce sobre José Saramago me vinieron a la mente dado que ayer se cumplieron cinco años de que el premio Nobel portugués partiera al Cielo de los ateos. ¿Quieren seguirse riendo? Porque Esteban Arce no se detiene, para seguir ilustrándonos, continúa: “Es un cuate que está casado con su secretaria que es no sé cuantos años más joven que él. Es un cuate que está malito, pero como le dan cuerda, y se siguen dando premios entre ellos los de izquierda entonces se aplauden solos como las focas. Hay un José Luis Fuentes (¿no habrá querido decir Carlos Fuentes?) que es un personaje que ha escrito unos libros de integración racial. Un cuate verdaderamente talentoso que tiene libros como El Espejo Enterrado (y La silla del águila, ah no, ese es de Krauze, ¿no?), a ese denle un premio Oscar (¿no habrá querido decir Premio Nobel?) porque es un cuate que tira para adelante, no un viejito retrograda con ideas salinistas (¿Salinistas? ¿De Carlos Salinas de Gortari? ¿O Stalinistas, de Stalin?)”.

He ahí el nivel de porquería, estupidez e ignorancia que muchas veces Televisa le regala a México. La mejor prueba es el comentario final que una colaboradora le suelta a Esteban Arce: “Con todo eso que me has dicho de Saramago la verdad a mí no se me antoja nada leerlo”. Se nota y mucho. He ahí el nivel.

Doy esta breve introducción sobre la idiotez después de ver los comentarios racistas e ignaros de otro ilustre símbolo de la imbecilidad. Y ya para quitarle ese puesto a un personaje como Esteban Arce es de reconocerse. Por supuesto que me refiero a Donald Trump, magnate estadounidense que busca la presidencia de Estados Unidos; dueño de departamentos, hospitales, casinos y concursos de belleza.

El analista Leo Zuckermann tiene toda la razón al decir que el tipo es un cretino y que sus palabras debiéramos tratarlas en la nula dimensión de quien vienen. Pero cómo quedarse cruzado de brazos ante comentarios estúpidos del tipo: “México no es nuestro amigo. Nos traen drogas, nos traen el crimen, son violadores.” Se le olvida que las drogas les llegan a sus paisanos porque son el país más drogadicto del mundo. Por supuesto que nada dijo de las armas que ellos nos envían ilegalmente para asesinar policías y soldados mexicanos. Un inmigrante por un rifle de asalto. Algo de positivo tuvieron los mensajes de Donald Trump, ya que unieron a los mexicanos de una manera que no se había visto ni siquiera cuando Estados Unidos nos robó más de la mitad del territorio mexicano en 1848.

Pero así es la ultra derecha conservadora gringa. Ya en estos momentos alterarse por sus comentarios es como sorprenderse de que el sol salga cada mañana. Los dichos de Donald Trump no están alejados de otra conspicua figura: Ann Coulter. Usted la recordará como la “analista” que propuso que la mejor solución para acabar con los carteles de la droga es, sencillamente, bombardear México de la misma manera en que Israel bombardea Palestina.

Ahora que la migración volvió a ser tema en el gabacho, Ann Coulter soltó ante Jorge Ramos: “Los estadounidenses deberían temerle más a los inmigrantes que al Estado Islámico. Si no quieres ser asesinado por el Estado Islámico, no vayas a Siria. Si no quieres ser asesinado por un mexicano no hay nada más que te pueda decir”. Bajo la misma lógica, si no quieres oír pendejadas, no escuches lo que digan Ann Coulter y Donald Trump.

Y volviendo a la estupidez paisana, porque claro que no nos podemos quedar atrás, uno no deja de agradecer que, por ejemplo, en 2013 una diputada poblana dijera que los gays no se pueden casar porque no se miran al tener sexo. A pesar de ser comentarios retrógradas, provenientes de la clase política, no dejan de tener una cierta dosis de humor involuntario que termina exhibiendo su estupidez tal cual. O la diputada del Partido Verde que pide que se regulen los memes por ser ofensivos. Bendito Internet que le respondió de la mejor manera posible: haciendo memes de ella.

Y la lista es interminable: los que creen que estábamos mejor con Felipe Calderón (lo que pasa es que el nuevo presidente siempre hace bueno al que se va, porque siempre es peor el que llega), los que creen que los comunistas comen niños, que el voto nulo sirve de algo, que el mundo está regido bajo un Nuevo Orden Mundial de reptilianos. Los que creen en serpientes parlantes que ofrecen manzanas como la bruja de Blanca Nieves, en que todos los animales del mundo cupieron en un arca para salvarse de una magna inundación, los que creen que si se explotan en un autobús lleno de gente los estará esperando el Paraíso con 72 vírgenes, los que piensan que a mayor número de armas mayor será la seguridad, los que creen que hay que controlar las aspiraciones presidenciales justo ahora que todos están más destapados, como si estuvieran en el jardín del Edén.

Lo único bueno de la estupidez es que siempre viene acompañada de un humor que el estúpido nunca llega a captar.

Y yo que creía que el estúpido era yo por seguir pensando en ti. Ya descubrí que tengo mucha, mucha competencia.

Foto: ndmx.co

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top