Esos infames terroristas

MCH_BOSTON
Share Button

@cocuaguilar

Por alguna razón, soy de esos a los que no les gusta el cine de Hollywood, menos ese donde hay puras explosiones, muertos, ráfagas de balas, efectos especiales, helicópteros que disparan misiles, francotiradores con tecnología de punta que matan a un sujeto a más de 1 kilómetro de distancia, etcétera, etcétera.

A los gringos eso les encanta, y más todavía cuando algunos de estos elementos se reproducen en un breaking news donde miles de elementos del ejército y la policía, Black Hawks incluidos, intentan cazar a un chico de 19 años, de nombre Dzhokhar Tsarnaev, acusado de provocar las explosiones de la maratón de Boston.

Finalmente los “honorables” policías y militares encontraron al presunto terrorista en un barco, en el jardín trasero de una casa, malherido. La gente salió a las calles de Boston con banderas a festejar la captura del menor de los Tsarnaev, con gritos de “USA, USA”, así como cuando los marines mataron a Osama Bin Laden. Qué absurdo.

Es absurdo porque hay un atentado -palabra fuerte- que deja tres muertos y más de un centenar de heridos en Boston y el mundo se conmociona y “pobrecitos”, pero nadie dice todas las atrocidades que han hecho los gringos en el Medio Oriente y muchos menos cuántos muertos han provocado. Porque como la superpotencia que se asumen, cualquier motivo es bueno -precisamente un suceso como el de Boston- para seguir promoviendo acciones marciales en su país y en el resto del mundo. Los hermanos Tsarnaev eran chechenos musulmanes ¡maravilloso! todo encaja, qué fácil presentar a estos dos tipos como terroristas.

¿Y en realidad son terroristas?, ¿qué pruebas existen de que los hermanos cometieron el acto o estuvieron involucrados en éste de cualquier forma? Es más, ¿qué pruebas existen de su conexión o simpatía con algún movimiento, ya no digamos terrorista, sino antiestadounidense o pro-islam? Pero es sencillo decir que sí, que ellos fueron y matar al mayor de los hermanos. Dice el padre de los Tsarmaev: “mi opinión es que los servicios secretos se la han jugado a mis hijos porque son creyentes musulmanes”. No sería extraño que tuviera razón, porque, pese a la confesión del menor de los Tsarnaev donde acepta su autoría en los atentados de Boston, el proceso, la manera gringa de inculpar a la gente es de cuestionarse y de reprobarse. Y esto no es nada más en este caso, siempre será más sencillo inculpar a un musulmán o latino o negro.

Ha de ser bonito vivir en un país donde todo es calma sabiendo que allá afuera todos son los malos y que tu país es el bueno de la película, el justiciero del mundo, ese que protege a sus ciudadanos de las peligrosas amenazas de los crueles musulmanes que están locos y quieren apoderarse del mundo y atacar tu país, porque, acuérdate, son una superpotencia, el blanco favorito de esos infames terroristas.

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top