Fuera de este mundo… Gravity

Gravity-Alfonso-Cuaron
Share Button

@ovidiodeleon

Como experiencia cinematográfica, Gravity de Alfonso Cuarón busca transgredir todo aquello que es o era considerado posible en el cine. Los alcances de sus cualidades técnicas y efectos especiales son incomparables. El director nos lleva al espacio junto con sus protagonistas y estamos flotando, perdidos, en medio de la nada. Las leyes de la física terrestre son apenas un recuerdo vago y la Tierra siempre está en el fondo, contemplándonos, hermosa y aterradora en igual medida. Después de haberla vivido en IMAX 3D, llegué a la conclusión de que nunca antes había experimentado algo parecido. Cuarón se apoderó de mis sentidos y me dejó a la deriva, sumergido en un viaje sensorial como pocos. Me recordó a todas aquellas anécdotas de quienes vieron La Guerra de las Galaxias por primera vez en cines, cuando emprendieron un viaje único e incomparable, sometidos a la visión de un genio que buscaba hacer historia.

La Dra. Ryan Stone (Sandra Bullock) y el astronauta Matt Kowalsky (George Clooney) están en el espacio reparando el telescopio Hubble, cuando basura espacial golpea y los deja varados en medio del espacio. Los personajes deben luchar para sobrevivir y aferrarse a algo, a lo que sea, para no perderse completamente. La película comienza con un plano secuencia de dieciocho minutos que funciona para plantear las reglas del universo de Cuarón. No se siente como un recurso innecesario y pretencioso, sino como una gran alternativa para sumergirnos en la historia; crece la tensión y con ello, nuestra maravilla ante todo. En esos minutos, sabemos todo lo que tenemos que saber para comenzar la odisea.

El argumento de la película no es lo más importante. El guión parece estar construido a detalle en términos de funcionalidad dramática, y aunque hay varios elementos que podrían resultar inverosímiles, estamos demasiado sumergidos en la tensión generada por su impecable dirección, maravillados por su cualidad estética, que podemos perdonar aquellas ligeras desviaciones hacia el cliché hollywoodense.

Gravity nos recuerda constantemente que somos pequeños en el universo, una pequeña e insignificante fracción de todo. Esta noción, que puede resultar aterradora, también nos vuelve conscientes de la muerte, siempre presente, acechando, una posibilidad factible en el espacio. Pero ante todo, como bien dice uno de los personajes, debemos disfrutar el viaje, sin que importe realmente su conclusión, siempre y cuando vivamos la experiencia plenamente y nos dejemos llevar.

La actuación de Sandra Bullock es la mejor de su carrera. Su rostro nos sugiere todo el miedo que necesitamos sentir, la desolación y el duelo. Estamos de la mano con ella, su relación con el espectador se torna cada vez más íntima, hasta que su lucha se vuelve la nuestra. George Clooney es la superestrella espacial, el mentor y el aliado necesario para una cinta como esta. Visualmente, Gravity no tiene comparación; su fotógrafo, Emmanuel Lubezki, es un genio iluminando para CGI, la pauta perfecta para guiar la técnica cinematográfica a sus máximas consecuencias.

Cuando la película termina, regresas a la realidad y todo se siente un poco doloroso y rápido, pero la experiencia ha adquirido sentido de una manera poética, devastadora y esperanzadora al mismo tiempo. Nuestras emociones se acomodan y seguimos con la respiración agitada. Hemos entrado tan profundo a la visión de Cuarón que es casi imposible desprenderse.

Gravity / Dirección: Alfonso Cuarón / Guión: Alfonso Cuarón y Jonás Cuarón / Con: Sandra Bullock y George Clooney / Fotografía: Emmanuel Lubezki 

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top