Hablarán las armas

MCH_OBAMA SIRIA
Share Button

@RevistaMalinche

Una vez más los tambores de la guerra comienzan a sonar en el horizonte. La posibilidad de una intervención de las potencias occidentales en Siria es cada vez mayor y, pareciera, necesaria. Sin embargo pocas cosas están claras en el panorama internacional.

La guerra civil en Siria se ha cobrado la vida de decenas de miles de habitantes, algunos medios incluso señalan la posibilidad de que sean más de 100 mil los sirios muertos desde que iniciaron las revueltas en contra de Bashar Al Assad. Y han sido asesinados de las maneras más sanguinarias posibles, pues el régimen de Al Assad no ha tenido reparos en atacara directamente a la población civil con cuanto artilugio se le ocurra que pueda causar daño. Eso sí, Barack Obama colocó una línea roja en cuanto al uso de armas químicas contra los rebeldes; una línea roja endeble que incluso parece ser ya haber sido cruzada, como si la matanza de miles de sirios con balas y misiles fuera mucho más humanitaria.

Sin embargo, la campaña de Barack Obama para lanzar un ataque punitivo a Siria parece ir en picada. El primer ministro británico, David Cameron, fue puesto en ridículo por la Cámara de los Comunes, que no aprobó la participación de Reino Unido en la expedición. Francia parece más dispuesta a acompañar a Obama en su aventura militar, mientras, desde luego, Rusia y China vetarán cualquier propuesta del Consejo de Seguridad a favor de la intervención. Ahora, preocupado por la legitimidad y aprobación de un ataque, Obama ha pedido la aprobación del congreso estadounidense, a pesar de que no la necesita para un ataque poco prolongado.

Hay demasiada retórica en juego, demasiados “mensajes que mandar” en el terreno militar y, sin embargo, cualquiera podría pensar que Al Assad violó cuanta línea roja se le puso en el camino desde hace meses sin siquiera inmutarse. La respuesta de Obama llega tarde, tímida y en peligro de ser rebotada.

Una vez más, los juegos de poder a nivel internacional se re-configuran; Estados Unidos se muestra endeble y poco decidido. Una vez más, una revuelta popular se enfrenta a un dictador sanguinario. Una vez más, la ONU se muestra incapaz de encontrar una solución pacífica al conflicto. Una vez más, casi seguramente, hablarán las armas

Foto: Especial

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top