Imperio y humor inglés

iceland-england-euros-2016.vadapt.664.high.54
Share Button

@Joso9

Como soy un tipo lento de aprendizaje, por enésima vez he buscado una explicación del humor británico. Esta vez, la encontré en los comediantes Stephen Fry y Ricky Gervais, quienes han dicho que el humor inglés es derrotista y sarcástico. Si alguien tiene un mal día, el inglés encuentra divertido volverlo aún peor, no por maldad, sino por un profundo gusto por la ironía y la autoflagelación. Mientras que el héroe cómico gringo es optimista e inteligente (un wisecracker, dijeran algunos), todos los grandes héroes cómicos británicos son perdedores decentes en quienes la vida se caga desde alturas increíbles (Fry dixit).

No hay mejor imagen para ilustrar la cita de Fry que la de los jugadores ingleses con la cara al césped luego de perder ante Islandia. Inglaterra, el país que inventó el futbol, fue eliminada de la Eurocopa de naciones por otra isla, pero una que apenas tiene más de 300 mil habitantes y ninguna liga profesional de futbol. Irónico es que los ingleses, famosos por ser maestros en el juego aéreo, hayan sido superados una y otra vez por los barbudos vikingos. La foto habla de una nación con grandes expectativas a sus espaldas pero cansada de los fracasos recientes. Quizá previniendo el desastre que se avecinaba, los hinchas ingleses llegaron a Francia con la ironía por delante, con ánimo de hacer historia, aunque fuera a base disturbios y un consumo incalculable de alcohol.

No soy quién para hacer arqueología de la inglesidad, pero creo el pesimismo y la ironía provienen de la certeza de que sus días de gloria quedaron atrás hace mucho, enterradas en catedrales tan antiguas como sus pubs. Los ingleses vencieron una y otra vez a sus enemigos, formaron uno de los imperios más grandes de la historia, inventaron el futbol, ganaron un mundial. Como dice Hugh Grant en Love Actually, esta pequeña isla es el país de Shakespeare, Churchill, los Beatles, Sean Connery, Harry Potter, el pie derecho de David Beckham y el pie izquierdo de David Beckham, también. Y sin embargo, cuando tu reina tiene 90 años, tu selección no puede ganarle ni a Islandia y afuera no para de llover, quizá la única solución es encontrar un poco de alegría en el sarcasmo, el flagelo y la cerveza.

Por eso, comparar la eliminación de Inglaterra de la Euro y la victoria de Brexit en el referéndum, es un chiste un poco flojo.

Brexit triunfó porque muchos ingleses creen, verdaderamente, que su pasado imperial es un motivo de orgullo, que los migrantes han acabado con su sistema de salud y que la gente que viene a este país no busca trabajo, sino caridad. Una buena parte de la población no votó por motivos políticos, sino porque creen que hay, en efecto, un derecho a la inglesidad.

Me gustaría creer que la victoria del Brexit representa un voto en contra del capitalismo salvaje, las medidas de austeridad y el concepto de una Europa tiránica. Pero no es así. Los motivos del voto pasan por el racismo y la xenofobia, el deseo de aislarse aún más de un continente que pretende no ver ninguna crisis humanitaria más allá de sus fronteras. Si la respuesta de las naciones europeas frente a las crisis económicas y los refugiados ha dejado mucho qué desear, la decisión de Inglaterra es la más inmadura de todas.

Por supuesto, muchos ingleses preferían quedarse. Sobre todo jóvenes que, irónicamente, vivirán un futuro por el que no votaron. La salida del Reino Unido de la Unión Europea representa el triunfo del orgullo patriotero sobre el humor. La victoria de la ignorancia sobre la ironía.

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top