La crisis del PAN

MCH_CRISIS PAN
Share Button

@cocuaguilar

Gobernar un país por más de 70 años en una “dictadura perfecta” -Mario Vargas Llosa dixit- de corrupción y autoritarismo está jodido, pero gobernar a un país por 12 años prometiendo un cambio, un gobierno diferente, de oposición verdadera sin lograrlo y hundir “poquito” más a este país en una crisis, no lo está menos.

Había, cuenta la leyenda, un Partido Acción Nacional cuyo estandarte era la defensa de los valores democráticos y humanistas, un partido que era verdadera oposición para el entonces despótico PRI. De eso me atrevo a decir que ya no queda nada, los 12 años que el PAN tuvo el poder acabaron con la ideología del partido. ¿Qué pensarían tipos como Manuel Gómez Morín, Carlos Castillo Peraza o Manuel Clouthier del chasco en el que se ha convertido el partido al que tanto aportaron?

Hoy el PAN se debate entre calderonistas y maderistas, no hay ni a cuál irle. La remoción de Ernesto “Mr. Bean” Cordero como líder parlamentario en el Senado se da en medio de una disputa entre estos dos grupos y, básicamente, obedece a que el joven Cordero lanzó sus críticas al renombrado Pacto por México y, de paso -aunque no lo haya dicho tal cual-, al entreguismo de Gustavo Madero, que porque el PAN entonces ya no es una verdadera oposición, bla, bla, bla.

La culpa no es de Fox, ni de Calderón, ni de Cordero, ni de Chepina, ni del Sagrado Corazón de Jesús ni del Santo Niño de Atocha. La semana pasada Manuel Clouthier Carrillo llamó “cabrón irresponsable” a Felipe Calderón por haberse acabado al PAN mientras fue Presidente “por no saberlo respetar”. La cosa no es, como ya mencionaba, de ayer, lo que le sucede al PAN -una crisis, sí, aunque los blanquiazules digan que no- es causa de una institución que no supo qué hacer cuando tuvo el poder, de una institución que cayó en la corrupción y las transas, quebrando la ideología del partido. De una institución en la que pudieron más los intereses que el bien común.

El PAN es un maniquí. Es apenas un remedo de la oposición que afirman ser. El PAN no es el único, la izquierda mexicana -si es que eso existe- también está en una crisis. El mismo sistema político en México está en crisis y podrido. Pero es interesante que ese partido que se decía coherente y unido, que gobernó de manera eficaz y como nadie lo había hecho -afirman algunos ingenuos- el país, haya entrado en una crisis. Lo que será interesante es ver si es sólo una vicisitud pasajera o si el PAN se nos empieza a resquebrajar.

Foto: Cuartoscuro

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top