La veritá: De lo sublime a lo absurdo

11078252_1567996560138182_7624663499082756831_o
Share Button

Por Mariel Vargas (@marielvargas12)

El pasado miércoles 26 de abril la Compañía Finzi Pasca estrenó su más reciente producción, La veritá, en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. Después de presentarse en León y Cuernavaca, el espectáculo llegó a la Ciudad de México para sorprender al público capitalino.

La veritá fue escrita y dirigida por Daniel Finzi Pasca, el cual se ha desempeñado anteriormente como creador para el Cirque du Soleil y director de la clausura de los Juego Olímpicos de Invierno de Turín 2006. La gira nacional fue producida por  la actriz Dolores Heredia y Jorge Contreras.

El Teatro de la Ciudad estaba lleno, y para la segunda llamada la mayoría del público ya se encontraba dentro de la sala. Una campanita indicó la tercera llamada y la sala quedó oscura y se hizo el silencio. Después de eso, todo fueron risas, sonidos de asombro y aplausos por parte del público.

Trece artistas tomaron el escenario: malabaristas, acróbatas, músicos y actores tuvieron al público cautivado por dos horas. Hubo danza, pole dance, patinaje, malabarismo, acrobacia con diferentes elementos, música y, por supuesto, clown. En fin, parecía que no había algo que los artistas no pudieran hacer.

Como es normal en el nouveau cirque, La veritá combina perfectamente el teatro, la acrobacia y el clown, pero siempre contando una historia: no hubo un número hecho porque sí, todo tenía un fin y un significado. En este caso la historia fue una poética narración que involucraba al pintor Salvador Dalí, en la cual estuvo presente su obra. El telón era una pintura original pintada por el catalán para la obra Tristán e Isolda, estrenada en 1944 en Nueva York. El espectáculo reunía diferentes imágenes, elementos y signos de los cuadros de Dalí, que entretejiéndose con el espacio escénico lograban crear metáforas que llevaron al espectador de la risa a las lágrimas.

Finzi reiventa el clown, ya que desde los primeros 30 segundos el público no paró de reír y hubo momentos que llegaron a conmoverlo profundamente. Se iba de algo sublime a lo absurdo en cuestión de segundos. Dos acróbatas lanzándose desde lo alto y abajo un rinoceronte entraba en escena y se caía, fue fantástico. Además, no solamente se ofrecía una experiencia visual: la música estaba al nivel. Algunos números fueron tocados en vivo por una sola artista, quien tocó el violín, el piano, el acordeón y hasta entonó “La Cucaracha” con ayuda de copas de cristal.

La veritá es un espectáculo de teatro acrobático que dejó al público mexicano de pie, emocionado, conmovido y alegre. Se quedará en la ciudad hasta el 17 de mayo con funciones jueves y viernes (20:30 horas), sábados (19:00 horas) y domingos (18:00 horas), para después partir y atrapar al público en Guadalajara.

Foto: La Veritá México

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top