Los próximos cuatro años

MCH_OBAMA
Share Button

@cocuaguilar

El sistema político estadounidense permite que sus ciudadanos reelijan al Presidente. En lo personal la idea no me agrada y motivos no faltan: tenemos, por ejemplo, que sujetos tan infames como Ronald Reagan, Dwight Eisenhower y George W. Bush han sido reelectos. Quizá cuatro años no son suficientes.

No es extraño que el Presidente en turno contienda de nuevo por la presidencia. Algunos vuelven a ganar y otros menos afortunados, como George H. W. Bush, deben ceder.

Barack Obama, ese tipo sonriente que juega al basquetbol y anota triples, el carismático, el primer presidente negro de Estados Unidos, el comunista, el musulmán -para información suya, no es musulmán-, el Presidente Barack Obama, tiene cuatro años más para trabajar, no sólo en aquellas cosas que prometió al pueblo estadounidense, también en los temas en los que ha quedado a deber: migración, guerra contra las drogas y control de armas, por mencionar las de mayor importancia para México.

Ante poco menos de un millón de personas en el Capitolio, Obama volvió a tomar protesta, como en enero de 2009. Habló de migración: dijo que había que darle la bienvenida a los migrantes e insertarlos en su fuerza laboral, no expulsarlos del país. Tocó el tema de los derechos de los homosexuales: los “hermanos y hermanas gays” deben ser tratado como iguales ante la ley; pregúntome qué habrá sentido San Rick Santorum, quien en la pasada contienda mencionó que los gays le daban asco. Retomó la masacre de Newtown: afirmó que los niños deben ser protegidos de las armas; ayer en un colegio de Texas hubo un tiroteo, con saldo de tres heridos.

Por la noche, en la fiesta de la ceremonia de investidura -qué ridiculez- bailó con su esposa, Michelle Obama, al ritmo del soulLet’s Stay Together, la canción aparece en Pulp Fiction, para mayores referencias. La pareja se tomó de la mano, se abrazó y, como en baile de graduación de película gringa, bailaron moviéndose de un lado al otro de manera parsimoniosa.

Así comienza Barack Obama sus próximos cuatro años. Cuatro años en los que deberá trabajar para sacar a flote a la autodenominada -y según- potencial mundial, maltratada por el desempleo, el tema fiscal, inseguridad, armas, la guerra contra las drogas y migración. Porque no es sólo cuestión de, como dicen, que Dios bendiga a los Estados Unidos; se necesitan acciones concretas a la brevedad.

La imagen del Presidente y su esposa abrazados no es suficiente. No es suficiente dirigirse a los estadounidenses y decirles “debemos hacerlo juntos”. Los próximos cuatro años Barack tiene mucho por hacer. Los próximos cuatro años tendrá que tomar decisiones que, ahora sí, hagan que los mexicanos se pongan felices por tenerlo como Presidente del vecino del norte. Los próximos cuatro años debe dejar claro por qué los estadunidenses presumen de ser la potencia mundial. Los próximos cuatro años tiene que hacer lo suficiente para no dejarme en ridículo por haber dicho que Mitt Romney era un imbécil.

Los próximos cuatro años, Barack, definen cómo quedará escrito tu nombre en la historia de los Estados Unidos.

Foto: AFP

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top