Otra vez: fue el Estado

duartec
Share Button

@RevistaMalinche

Otra vez los muertos, otra vez la corrupción, otra vez un alcalde que será considerado sólo la fruta podrida de un árbol que lleva años enfermo. En Veracruz fue encontrado sin vida el periodista Moisés Sánchez, luego de 23 días de estar desaparecido. Sánchez fue asesinado el mismo día en que fue secuestrado, por ex policías y otros hombres armados a las órdenes del alcalde panista de Medellín de Bravo, Omar Cruz Reyes.

No tardarán en surgir algunas voces que se alcen para decir que seguro Moisés Sánchez andaba en malos pasos, o que “algo debió de haber hecho”, o que ni periodista era, o que en Veracruz el peor crimen que se comete es el robo de Gansitos en los Oxxos. También dirán que esto no es culpa del gobernador Javier Duarte, aunque en sus cuatro años de gobierno se hayan asesinado a 11 periodistas en su estado. O que no es culpa del PAN, porque sólo es un alcalde descarriado, y no parte de la crisis interna de este partido. O que no es culpa de Peña Nieto, porque qué chingados, él es presidente de un país, él está moviendo a México, no tiene tiempo de preocuparse por las vidas de los ciudadanos que vivimos aquí.

Pero sí, a pesar de todas esas voces, otra vez: fue el Estado.

Fueron ex miembros de una organización policial, a las órdenes de un edil, que pertenece a uno de los partidos políticos más importantes de México, en un estado gobernado por el PRI, que no ha tenido precisamente un buen sexenio en materia de derechos humanos. Sin importar las circunstancias, los atenuantes, las acusaciones, si en México se puede cazar y asesinar a un ciudadano cualquiera sin que se sepa su paradero por 23 días, la culpa siempre será del Estado. Y mientras estos casos lejos de ser hechos aislados se den por una reinante impunidad y la corrupción de nuestros políticos la culpa será del Estado. Y aunque se puedan encontrar muchos culpables en el camino, y haya algunos que prácticamente hayan tirado del gatillo, si tenemos que elegir gobernadores y ediles de entre un montón de asesinos intelectuales, la culpa será del Estado.

Y mientras la libertad de prensa y expresión sea perseguida por políticos que temen rendir cuentas, y que creen que su puesto les da inmunidad política y moral, la culpa será del Estado.

Desde Malinche no pretendemos negar la responsabilidad ética que los ciudadanos tenemos para con la convivencia diaria y en paz. Pero a veces esa responsabilidad consiste en pensar un poco y exigir justicia, y que las esferas más poderosas hagan mejor su trabajo. A veces lo único que podemos decir es: fue el Estado.

Foto: Formato7

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top