Perdónanos Calderón, no sabíamos lo que hacíamos

MCH_EPN SONRIENDO
Share Button

@medicencocu

Creo que cualquiera que piense que Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa (sí, así se llama) ha sido el mejor Presidente que ha tenido México, tiene severos problemas. Un tipo con 40,000 muertos durante su administración, decisiones cuestionables durante su mandato (“vamos a declararle la guerra al narco porque sí sin una estrategia”, ¿les suena?), su victoria en las elecciones de 2006 después de un polémico fraude (no se cayó el sistema, pero resulta que hasta los muertos votaban por él).

Aunque sin duda alguna, su mayor legado a este país será la infame guerra contra el narco que, hay que decirlo tal cual, marcó un antes y un después en la historia de este país. Un después lleno de sangre, muerte, dolor, tragedia.

FCH le heredó algunas cosas muy bonitas al hijo pródigo de Atlacomulco, Enrique Peña Nieto. Lo peor: su guerra. Esa guerra que, desde diciembre de 2012, ya no es guerra. Los muertos que, desde aquel 1 de diciembre, ya no se contabilizan. La violencia que, desde que asumió la presidencia, ya no existe más.

No. México es, ahora, un país distinto. Vivimos mejor.

Suficiente sarcasmo.

La narrativa cambio; los hechos no. Todo eso -la violencia, los muertos, la inseguridad, ustedes digan- ahí siguen. Sólo que ya no se habla de ello. En dos años, EPN carga con casi los mismos muertos que el sexenio calderonista. ¿No hay violencia? Traeré a su memoria algunos episodios recientes: Tlatlaya, Iguala, Apatzingán.

Pero no sólo hablemos de violencia y muertos. Hablemos de algo menos aparatoso.

¿Alguno sabe a cuánto está el dólar? Exacto. De algo se puede jactar Felipe del Santo Niño de Atocha y la Virgen de Guadalupe, durante su mandato, el dólar -y no sólo eso, si no también la economía- se mantuvieron estables. Por ejemplo, al terminar su sexenio, FCH dejó al país con un crecimiento anual de 3.9%; el año pasado, este porcentaje se redujo considerablemente al 1.3, más de la mitad. Sé que suenan a argumentos de panista, pero son ciertos.

Las casas en las Lomas, los paseos de la “primera dama” (entrecomillado y en minúsculas a propósito), la subida de los precios, la corrupción, las transas, el petróleo que según esto iba a bajar los costos de los hidrocarburos, apriétense el cinturón dice Videgaray pero él tiene una casa en Malinalco, represión, vacaciones familiares en el Reino Unido. El PRI está de vuelta.

Jamás pensé decirlo, pero creo que Felipe Calderón ya no es el peor Presidente que ha tenido este país. Ese honor le corresponde, ahora, a Enrique Peña Nieto, que en poco más de dos años, ya tiene más logros que su antecesor.

Tampoco es para hacer lo que dice el título de esta columna. Sólo un loco iría a disculparse con Felipe Calderón. Aunque jamás pensé que, en tan poco tiempo, alguien pudiera superar la sarta de estupideces que hizo Calderón Hinojosa como Presidente.

Foto: Especial

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top