Plaza pública

layin_adela
Share Button

@ricardolopezc

Si dedicáramos un par de meses a monitorear el contenido de los noticieros y diarios del país encontraríamos más cuentos de corrupción, dimes y diretes entre políticos y notas rojas que un análisis profundo de soluciones a las enormes dificultades que enfrentamos todos los días como país.

La semana pasada leía a Mauricio Merino – en una indispensable columna para El Universal que deberían leer en cuanto acaben esta – y no pude más que estar de acuerdo con él. Escribió que la agenda mediática del país no está orientada por los problemas cotidianos de la sociedad sino por las disputas de la clase política y los casos de corrupción que se han hecho públicos. Muy rara vez, continúa Merino, nos encontramos con debates públicos sobre las soluciones posibles.

Ejemplos de la calidad de nuestra agenda mediática sobran:

Enrique Peña Nieto fue al Reino Unido y la única discusión seria que hemos tenido al respecto ha sido sobre los vestidos de su esposa y los memes que generó la visita. No digo que los memes no sean tema serio, porque lo son; ni que no es indignante que La Gaviota use vestidos de miles de pesos, porque lo es. No veremos análisis de los acuerdos a los que llegaron Peña Nieto y David Cameron, porque la tinta se acabó imprimiendo los ceros que costaron los vestidos.

Ricardo Anaya lleva toda la semana diciendo que la gasolina debería ser más barata porque “eso es lo que México necesita”, pero no ha gastado demasiada saliva explicando cómo lo piensa lograr. En vez de justificar su postura basado en la ideología – supuestamente conservadora – del partido al que representa, dice que hay que bajar los precios del combustible porque sí y punto. No tiene que justificar su propuesta porque nadie se lo va a exigir. Seguiremos pagando la gasolina a más de catorce pesos y él seguirá quejándose para conseguir votos en las elecciones de junio.

El alcalde Layín generó revuelo en todo nuestro espectro mediático – desde tuiter hasta los noticieros más “respetados” de la televisión – pero la discusión salió muy poco de lo anecdótico. Todos indignadísimos – con razón – porque le levantó la falda a una mujer mientras bailaba con ella. Todos muertos de la risa – también con razón – por su interés amoroso en Adela Micha y la invitación a la fiesta. Fuera de algunas columnas, el análisis se quedó en lo cotidiano.

Lo que quiero probar con estos más que caricaturizados ejemplos, amable lector, es que la discusión política en México está estancada. Basada más en chismes y falsa polémica que en argumentos y posturas sobre temas de interés nacional. Es cierto que mi memoria no es la mejor, pero no recuerdo la última vez que escuché a un político defender una política pública basándose en la ideología promovida por su partido.

Es año electoral y por eso hemos sido víctimas de una sobreexposición a anuncios políticos de poca calidad y menos imaginación. Lo más preocupante de los comerciales no es que sean bastante malos, sino que no dicen absolutamente nada.

“MORENA es la esperanza de México”, insiste Andrés Manuel en todas las estaciones de radio. “Buenas ideas, armas para cambiar el país”, propone el PAN como su propuesta más tangible. “Ya demostramos que no somos lo mismo”, dice Movimiento Ciudadano después de cobijar en sus filas a ex militantes de otros partidos. “El PRI construyó el IPN y la UNAM” dice el PRI, demostrando que el Partido Verde no es el único que tiene derecho a ser cínico. De hecho, todos lo han demostrado. El cinismo de estos anuncios es como para darles un premio.

Más allá de lo anecdótico, es urgente mejorar la calidad de nuestro periodismo. Si los políticos siguen haciendo discursos vacíos y propuestas populacheras que no podrán cumplir, exhibámoslos. No permitamos que los partidos, que los políticos y candidatos, se burlen de nosotros. Exijamos un debate democrático real, con sano desacuerdo entre partidos y candidatos que defiendan posturas en las que crean.

No tenemos una democracia real porque el sistema lo permite. Y eso, es culpa de todos.

Foto: Nayarit en línea

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top