¿Qué mierdas pasa en Ucrania?

MCH_UCRANIA
Share Button

@medicencocu

La semana pasada hablamos de lo que acontecía en Venezuela, donde cada vez crece más la tensión entre el gobierno del encantador de aves Nicolás Maduro y los venezolanos descontentos con su forma de gobernar al país.

Ahora toca el turno de Ucrania, donde las protestas están algo más subidas de tono -destrozos y muertos incluidos- donde los manifestantes han logrado parcialmente sus objetivos.

Para entender lo que pasa en Ucrania, hay que remontarse a los años de la Unión Soviética. Recién los bolcheviques tomaron el poder en Rusia, Ucrania se unió a la URSS, siempre fue objeto del deseo de los rusos, la república más importante del bloque soviético. Por sus tierras y por su salida al Mar Negro, que sirvió como base naval de la armada soviética.

Existe una importante e interesante división étnica en Ucrania: el oeste y el este. El este siempre ha estado más unido a Rusia: su lengua es el ruso, ellos mismos se consideran rusos y políticamente su ideología siempre ha estado ligada al movimiento pro ruso. El oeste se considera ucranio, hablan ucranio, portan con orgullo la bandera de su país. Decir que el conflicto en Ucrania es únicamente debido a esto es simplificar demasiado las cosas, sin embargo, sí es la base para entender lo que ocurre.

Las protestas en Ucrania comenzaron en noviembre del año pasado luego de que el entonces presidente Viktor Yanukovich anunciará que no se concretaba la entrada del país a la Unión Europea. La gente, esperando -y exigiendo- su integración a Europa se molestó bastante cuando su mandatario anunció que al final no, Ucrania no entraba a la UE. Después se supo que desde el Kremlin, Vladimir Putin había ejercido presión para, al menos, aguantar el ingreso a la Unión Europea.

Miles se apostaron en el Maidán -el equivalente ucraniano al Zócalo- para mostrar su descontento por la decisión, a lo que se sumó el descontento con el gobierno de Yanukovich, a quien se le acusaba de corrupto, de enriquecerse a costa del pueblo ucranio (¿les suena familiar?). Algunos, los entonces más radicales, exigían la salida de Yanukovich.

La situación se tornó más feroz en enero, cuando el parlamento ucraniano endureció las medidas contra las protestas: se limitaba en demasía este derecho y se le otorgaba a la policía antidisturbios prácticamente una impunidad total. Esto, sumado a lo anterior, desató violencia en las calles de Kiev, la policía contra los manifestantes. Decenas de muertos. Esta vez las exigencias de los inconformes eran claras: querían que tanto el primer ministro como el presidente dimitieran y que se celebraran nuevas elecciones. No querían a un presidente, según ellos, que se arrodillara a los intereses de Rusia. Además, mostraban su simpatía con la europeización.

Aparentemente la violencia, los muertos y demás dieron resultados. El parlamento anunció la formación de un gobierno interino y elecciones adelantadas para mayo. Y, aparentemente, el sueño europeo de los ucranios parece revivir.

En cuanto a Yanukovich, el parlamento ha ordenado su captura y pidió a la Corte Penal de La Haya que juzgue a Yanukovich por sus crímenes, no obstante, se ignora su paradero. Se dice que está refugiado en Sebastopol, en la región ucrania del Mar Negro, esperando refugiarse en Rusia.

Lo cierto es que, lo que en algún punto pudo haber desembocado una guerra civil, parece haberse controlado. Aunque también es cierto que el este ucranio, simpatizantes de Yanukovich y de la Rusia de Putin y opositores de la europeización, podrían mostrar su descontento en cualquier momento.

Foto: AFP

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top