Sin mucha Intriga

prisoners-movie-image
Share Button

@ovidiodeleon 

Las películas de personas desaparecidas, igual que las series de televisión policiacas, funcionan como pequeños rompecabezas en la mente del público, en donde se supone que debemos armar todas las piezas mientras la historia progresa. Cuando parece que nos acercamos a una conclusión inevitable, algo sucede que nos sacude todo, un giro impredecible que desvía la historia hacia terrenos inesperados. Intriga de Denis Villeneuve, se toma demasiado en serio la manera en que este tipo de thrillers funcionan, pero no nos da suficientes piezas para unir los cabos de su historia, se despoja de toda la emoción y la tensión, y el resultado en un puzzle mal armado e incompleto, en donde algo clave parece faltar.

En medio de todo, hay una trama de dos pequeñas niñas que desaparecen sin dejar rastro en un suburbio norteamericano. Las niñas son hijas de dos parejas que son mejores amigos, los Dover (Hugh Jackman, Maria Bello) y los Birch (Terrence Howard, Viola Davis); una tarde, las familias se reúnen y las niñas salen a pasear, pero nunca regresan. Afuera de la casa, en el momento de la escena de la desaparición, se encuentra estacionada una casa rodante conducida por Alex (Paul Dano), un chico demasiado perturbado con una apariencia y actitud “sospechosa” que huye de la escena. Alex es extraño, bastante geek, usa gafas, tiene una fuerte dependencia a su tía (Melissa Leo) y tiene una mentalidad infantil; el personaje es como una especie de parodia al típico demente pederasta de todos los CSI y Law & Order pero mucho mejor actuada.

Claramente, el personaje de Hugh Jackman ha visto demasiadas series de este tipo y asume que este chico es el villano perfecto, mientras nosotros permanecemos escépticos. Bajo esta mera sospecha, y aún cuando Jake Gyllenhaal es el duro policía asignado al caso, Jackman decide secuestrar a Alex y torturarlo para obtener información, llevando su búsqueda a extremos maquiavélicos que nosotros observamos con desaprobación. Pero debemos preguntarnos, ¿es justificable tanta violencia si es por el bien de salvar a dos niñas indefensas? Esta premisa podría prometer bastante, pero en ningún momento se profundiza más allá del simple cuestionamiento; nada se vuelve más complejo, solo se complican más las cosas para poder justificar las dos horas y media de duración de la película y creer que se sale con la suya.

Si la cinta no te atrapa desde el principio, como fue mi caso, va a ser una larga y tediosa experiencia, con pequeños momentos de suspenso que se ven entorpecidos por prolongadas escenas en donde nada parece avanzar y todo se siente como una extensiva y poco gratificante anticipación al tercer acto, tan poco inspirador como las dos horas que le precedieron.

Sus personajes están vagamente construidos, aún cuando son avalados por grandes actores, dando lo mejor que pueden con el material que les han dado; Viola Davis, como siempre, es excepcional. Incluso la fotografía del maestro Roger Deakins nos adentra visualmente en un mundo obscuro y carente de color, tan pálido y deprimente como las vidas vacías que retrata. Pero es el argumento y el ritmo con el que está contado lo que nos mantiene fuera de la acción, a la expectativa de que suceda algo que finalmente nos termine de sumergir, estamos tan poco involucrados que nos es casi imposible de apreciar sus buenos momentos. Si no nos interesa realmente saber qué pasó con éstas niñas, ¿cuál es el punto de todo?

Intriga (Prisioners) / Dirección: Denis Villeneuve / Guión: Aaron Guzikowski
/ Con Hugh Jackman, Jake Gyllenhaal, Viola Davis, Paul Delano y Melissa Leo

Foto: Especial

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top