Tan sorprendente como una nota buena de Sanjuana

Angelica-Rivera-Escandalo-Miami
Share Button

Por Ricardo López Cordero (@ricardolopezc)

La realidad de este país es compleja e impredecible. Ponerle limón al arroz es normal. Alfredo Castillo es director de la Conade. Tenemos pajaritos que predicen el futuro en Chapultepec. Mancera y Calzada compartieron escenario con campesinos inconformes que celebraban el cumpleaños de Zapata. La pièce de résistance de la cultura popular es un viejito que se viste y habla como niño. Por eso puedo decir que, como soy mexicano, a mí nada me asombra.

Ni siquiera que Sanjuana Martínez haya publicado algo que tiene valor periodístico. Lo que realmente me dejó atónito es que persiguió la misma nota que The Guardian – uno de los periódicos más importantes del mundo – y consiguió mejor información.

 

José Luis Montenegro publicó el martes en The Guardian que el empresario Ricardo Pierdant cubrió el predial de un departamento a nombre de Angélica Rivera en la Florida y, además, le presta otro piso en la misma torre. De lejos parece una nota espectacular que pondría en duda las disculpas por corrupción del presidente. El problema es que la historia tiene muchos huecos informativos.

 

Julio Hernández tuiteó que esperaba que The Guardian profundizara y ofreciera suficientes pruebas, porque en el trabajo hay puntos con recurrencia a lo hipotético. A mí me parece que en ese texto Montenegro nos obliga a ser cómplices de su imaginación. Cuando un periódico tiene que cercar su investigación con según se dice, aparentemente, y se espera, parece que algo no está bien. Si la cabeza de la nota define a uno de sus personajes centrales como potencial, es claro que algo va realmente mal.

 

Sanjuana también siguió la pista del departamento. Ella al menos fue al lugar, entrevistó a una vecina, a la portera del edificio y consiguió unos documentos que prueban lo que dice. Además logró presentar todo eso con fotos del interior del departamento. Para Sin Embargo, donde publica Sanjuana, el reportaje de Montenegro no aclara si Rivera tiene vínculos con Grupo Pierdant desde antes de tener una relación con Enrique Peña Nieto, ni si Grupo Pierdant fue contratado por el Estado de México durante la gestión del ahora presidente.

 

La obsesión que tienen algunos periodistas con las primicias a veces me avergüenza. En algún sitio leí que no importa quién la cuenta primero sino quién la cuenta mejor y me parece que esa máxima vale para la mayoría de los temas. En este caso Sin Embargo publicó porque The Guardian lo hizo primero, quizá por eso no obtuvo el reconocimiento que merecía

 

Más allá del malinchismo informativo, el periodismo es una profesión de estándares. El periodismo es una profesión de estándares. En este caso los de Sanjuana fueron mucho más exigentes que los de Montenegro. No hay comparación entre una hipótesis y un trabajo de reporteo.

 

Comentarios

comentarios

*

Top