Tres Tristes Infamias

MCH_TRES-INFAMIAS
Share Button

@MarianoMoreno7

En México las infamias son una plaga que abunda más que el virus de la chikunguña. Casos sobran en nuestra historia. La masacre de Tóxcatl, en la cual los conquistadores españoles asesinaron a los mexicas que se encontraban orando en el Templo Mayor, la venta de la mitad del territorio nacional al chaz chaz, el apoyo de la Iglesia al ejército francés durante la Batalla de Puebla, la Decena Trágica con la consiguiente traición de Victoriano Huerta al presidente Madero y un largo e infame etcétera. Ya más reciente están, entre otros, los casos de siembra de droga en las maletas de vuelos procedentes de Sudamérica. No se vale. A mí me enseñaron que lo que se regala ya no se devuelve. Pero ahora, a falta de tiempo, espacio, talento, y cómo al rato comienza mi telenovela, sólo hablaré de tres infamias, que son muy pocas para todas las que hay.

Un mes sin el Chapo Guzmán

El otrora criminal más buscado del mundo escapó de una prisión de máxima seguridad como quien se sale a la mitad de una función de cine para ir al baño. Pasan los días, y a pesar de que el preciso de todos ustedes dijo que sería “imperdonable” una segunda fuga del capo, ahí siguen en sus puestos muy campantes Miguel Ángel Osolio Chong (¡Ni hao ma!), Monte Alejandro Rubido y demás altos mandos.

Dicen que hay pistas que indican que El Chapo Guzmán podría estar escondido en Chiapas. A lo mejor el rostro de don Chapo se esconde detrás de algún pasamontañas zapatista para que no lo reconozcan. En dado caso, si la cacería se da en Chiapas los policías se encontrarán con otro gran delincuente, en este caso electoral  y con forma de tucán. Lo cual nos lleva a la siguiente infamia.

Que te perdone el INE, porque yo no puedo

El Partido Verde demostró, una vez más, que en México se puede violar la ley sin que haya castigo verdadero alguno. El mensaje es terrible para un país donde el 98% de los delitos no se castigan. Después de pasarse por el arco del pico de tucán las reglas y tiempos en la pasada elección, de los tuits de Miguel Herrera y otros “famosos” miserables en plena veda electoral, sus cine minutos sólo superados en calidad por La Rosa de Guadalupe, el Instituto Nacional Electoral decidió que no había motivos para quitarle el registro al Partido Verde. Su ecologismo es más falso que los avistamientos de OVNIS. Rémora del PRI que le dará mayoría en el congreso a un presidente más impopular que el maestro que deja tarea para el puente vacacional. Los animales que “liberaron” de los circos ahora mueren de hambre y abandono, mientras que a los toros los siguen matando como gladiadores en la arena.

¿Es mucho pedir qué en el Partido Verde sean igual de buenos que Sam, el tucán de los Froot Loops?

El ABC de la injusticia

Seis años y 49 niños muertos después, la PGR anunció que va por los culpables del incendio en la Guardería ABC. Lo que suena como una buena noticia es una burla horrorosa. No crea usted que las órdenes de aprensión giradas son en contra del ex gobernador Bours u otros personajes de alto nivel. JAJA. No se olvide en donde vive. No, las ordenes de aprensión son nada menos en contra de empleadas y maestras que trabajaban en la guardería, gente a la que también le ardieron las llamas del infierno en la cara, que puso en riesgo su vida tratando de salvar a los bebés del fuego, que lloraron desconsoladamente cuando lo único que quedó fueron ruinas, ceniza y olor a vida quemada. No se sorprenda cuando la PGR señale como culpables del incendio a los bebés, a los niños que tienen quemaduras en el 90% de su cuerpo.

Diría Eduardo Galeano, “la justicia es como las serpientes, sólo muerde a los descalzos.”

Foto: Especial

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top