¿Y Romero Deschamps, apá?

MCH_ROMERO DESCHAMPS PEMEX
Share Button

@ocerrillo

Como ya hemos venido comentando en Malinche, este lunes se presentó la propuesta de reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto, con una muy clara evocación al general Lázaro Cárdenas. En resumidas cuentas, la propuesta comprende abrir a Pemex a contratos con otras empresas para explorar aguas profundas para al final generar “utilidad compartida”. La empresa, como tal, no se privatiza, pero la renta petrolera sí se comparte.

A título personal me parece una muy salomónica salida. El Estado mexicano mantiene el control de la producción petrolera a través de la empresa paraestatal, pero se abre al capital privado para fortalecerse y crecer. Sin embargo, hay otra fuerte causa de la baja rentabilidad de Pemex que no se está tocando con esta reforma: la corrupción sindical.

De poco o nada nos va a servir que con nuevos capitales la empresa tenga mayores utilidades si éstas se siguen fugando por la cañería de los ratones encabezados por Carlos Romero Deschamps. Parece que fue hace muchos lustros cuando este líder sindical fue señalado en el sexenio de Vicente Fox de haber desviado alrededor de 500 millones de pesos desde el sindicato de trabajadores petroleros hacia la campaña del entonces candidato del PRI a la Presidencia de la República, Francisco Labastida Ochoa. El IFE sí multó al PRI, pero al líder petrolero no se le tocó ni con un piquete de zancudo.

Más de diez años despué, se hizo público el despilfarro grotesco con el que vive Romero y su familia. Su hijo presumió un Enzo Ferrari edición exclusiva, así como costosos departamentos en Miami Beach y Cancún; su hija Paulina exhibe en las redes sociales sus lujosas bolsas Hermes así como sus múltiples viajes alrededor del mundo en aviones privados. ¿Todo esto sale del sueldo del hoy senador y su percepción como “trabajador petrolero”? ¿Cuántos choferes de pipas de gasolina habrán viajado, ya no digamos a Londres, siquiera a Acapulco? ¿Qué va a pasar si le ponemos más rentas petroleras a este señor? ¿Realmente van a ser “para todos los mexicanos”?

Qué bueno que la maestra Elba Esther ya está “tras las rejas” (es un decir, pues su encierro es más bien hospitalario, como lo sabemos todos), pero nos queda la fuerte duda: ¿Y Romero Deschamps, apá? ¿Ése, cuándo?

Foto: Especial

Comentarios

comentarios

Relacionado

*

Top